SITGES 2012 DÍA 4: TSUNAMI!!

Y llegó J.A. Bayona con su tsunami, y tal y como ya se podía imaginar cualquiera que siga las noticias de este festival, se lo llevó todo por delante. Ayer se proyectó dos veces Lo Imposible: en el pase matinal ya no había entradas disponibles desde hacía más de una semana, en el de la noche se agotaron hace algunos días. La expectación era máxima y había superado las fronteras del mismo festival. Ignoro los motivos, supongo que Tele 5 debe estar poniendo cortinillas con publicidad de esta película en todos sus intermedios, pero el caso es que la gente que nada tiene que ver con el festival también quiere ver esta película, yo mismo me he encontrado respondiendo a personas con poca propensión a ir a una sala de cine acerca de la fecha de estreno de Lo Imposible. Expectación máxima.

Y ciertamente, nos encontramos ante un producto muy diferente a su ópera prima, El Orfanato. Diferente porque cambia el género, pasa del fantástico al drama, y diferente también porque las ambiciones artísticas son mucho mayores ya que la apuesta consiste en narrar la historia de una familia separada brutalmente por el tsunami que azotó el sudeste asiático el 26 de diciembre de 2004. Contra todo pronóstico –y lo digo porque creo que El Orfanato es una película muy deficiente-, Lo Imposible se aferra con tozudez a su firme propósito de conmover al espectador y a fuerza de repetir una y otra vez clichés lacrimógenos vistos mil veces en cine la verdad es que acaba consiguiendo lo que se propone. Jugando con el título de la película podríamos asegurar que es imposible no emocionarse con Lo Imposible, da igual lo que uno se resista, da igual si la película gusta más o menos. Somos seres humanos, tenemos sentimientos y emociones, y Bayona se aprovecha de esta debilidad humana para exprimir nuestra parte más sensible y consigue arrancarnos emoción, lágrimas en el mejor de los casos. Y eso no está nada mal para una película como esta, que se sustenta en una historia que bordea a veces el aburrimiento –por reiterativo: los planos de cadáveres y de miseria se repiten de manera casi obscena- y que tampoco resulta nada original en el drama que cuenta más allá del hecho particular –y terrible-del tsunami. Aún más mérito para Bayona: siendo bastante torpe la manipulación a la que nos somete –torpe porque no es sutil y en todo momento el espectador sabe que le están manipulando-, consigue llegar a la emoción en su tramo final.


Pero sin ninguna duda, la gran sorpresa –hasta el momento- del festival de Sitges de este 2012 es la extraordinaria Robot & Frank, un tierno y conmovedor retrato de la vejez y de la relación entre el hombre y las máquinas que consigue lo que Bayona es incapaz: emocionarnos sin que nos demos cuenta y sin necesidad de someternos a un tercer grado dramático. No me extenderé mucho sobre ella porque he escrito un análisis más profundo de la película que está disponible en la revista Contrapicado (http://contrapicado.net/blog/), pero sí aviso que es imperdonable perderse esta delicia cuando se estrene en España.


Por último, el Auditori del Melià vibró como nunca con la proyección por la tarde de The Cabin In The Woods, película que ciertamente parece diseñada para pasarse en este festival, así de descarada y obvia es su predisposición a contentar al fan del género de terror. En este mismo blog también está disponible una crítica a fondo de la película. El festival sigue su curso, de momento sin ningún bombazo, aunque también sin bodrios absolutos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s